Conversaciones sobre sexualidad ¿incomodidad innecesaria o necesariamente incómodas?

Aborden los temas que consideran incómodos, porque son necesarios, hablen de ellos hasta que dejen de ser incómodos y ya solo sean necesarios.

No todos los hombres, pero sí a TODAS las mujeres.

Es momento que se reconozca el espacio que las mujeres llevamos, ya bastante tiempo y con todo derecho, exigiendo. Es tiempo de evolucionar y esta vez el machismo es la enfermedad de la que nos debemos liberar.

Martes con M de Marzo

Marzo es el mes en que se conmemora la lucha de la mujer para el reconocimiento de sus derechos. Marzo es también el mes en que retomo el blog. Desde diciembre me he encontrado ocupada con otra lucha, también de mujeres, pero ese es tema para otro día, hoy quiero hablarles un poco de loSigue leyendo “Martes con M de Marzo”

Pasión por nuestro tiempo

En Japón existe una palabra cuyo significado es «la razón de vivir o de ser», la palabra es Ikigai. Según la cultura japonesa todos tenemos un ikigai, para encontrarlo debemos emprender una búsqueda profunda de nosotros mismos, que usualmente lleva mucho tiempo. La importancia de esta búsqueda es que descubrir nuestro ikigai conlleva encontrar nuestra razón de ser. Me gusta que debamos descubrirlo, pues únicamente se descubre lo que ya estaba ahí en primer lugar.

Martes con M de Musa: Florence Nightingale, la dama de la lámpara.

Hay quienes dicen que el que sabe, sabe. Creo que Florence Nightingale tenía muy claro para que había venido al mundo y no tuvo miedo a enfrentarse a todo para cumplir sus sueños y haciendo esto, cumplió sueños de muchas personas más. Rechazó las riquezas mundanas y se dedicó a otras riquezas menos cómodas, pero más satisfactorias. Florence Nightingale es para mí la musa por excelencia, la que, al no encontrar un camino, diseñó su propio camino y de esta forma abrió camino para los demás también, por eso le queda bien el mote de la dama con la lámpara, pues llevó luz a los rincones de la sociedad que estaban ocultos en la oscuridad de la indiferencia.

La importancia de las pausas

Debemos aprender a tener pausas sin sentirnos culpables, hasta la naturaleza tiene pausas en los inviernos que nada crece y luego la primavera florece, los poemas y la música también tienen pausas que les dan mayor intensidad. Lo que les dejo este día es aprendan a pausar, aprendan a hacer silencio para poder escucharse. Detengamos la glorificación del estar siempre ocupado.

Gabrielle “Coco” Chanel, ¿Musa?

De Coco Chanel se dicen muchas cosas, que vivió y murió solitariamente, que sus últimos años fue una tirana. Es indudable que fue un ícono de moda, pero en cuanto a una mujer feminista tengo mis reservas, definitivamente su vida es controversial. Creo que simplemente fue una mujer que sufrió mucho y nunca supo superar sus aflicciones más que en apariencia. Aunque individualmente su vida fue interesante y logró lo que se propuso, en mi opinión, el feminismo debería ser algo más, para ser una musa feminista que yo admire debe impulsarme a buscar la igualdad, la inclusión, la fidelidad a mis principios y a mi historia como persona, no a la creación de una leyenda inalcanzable.

Una Economía Feminista (Parte II)

La percepción de qué corresponde hacer a la mujer no ha cambiado mucho, únicamente que ahora se le “permite” hacer otras cosas dentro de un sistema que en realidad no la tiene mucho en cuenta. Da la impresión que las mujeres están haciendo más por menos ¿Es esto realmente un mundo que está abriendo sus puertas al feminismo?

Una Economía Feminista (Parte I)

Si la mujer sale a trabajar ahora ¿quién se queda en casa? Si el trabajo del hogar es cíclico y nunca termina, ¿están haciendo las mujeres doble turno de trabajo, uno remunerado y otro no? Otras mujeres empiezan a salir de sus hogares para encargarse del de otras mujeres. ¿Quién se encarga de los hogares y cuida a los niños de las mujeres cuyo trabajo es el servicio doméstico? El mismo sistema empieza a producir mujeres que se sienten culpables ya sea por quedarse en casa y no salir a “producir” o por salir de casa y dejar a sus hijos ¿pero por qué los hombres no sienten esta misma culpabilidad? El ingreso de la mujer en el mercado laboral debe corresponderse con el ingreso del hombre en el trabajo doméstico, lo cual no se ha verificado a la fecha.