Volver al mar

Las palabras que le dijera su madre, le quedarían grabadas por el resto de su vida.  —Mi amor, pensé que ya lo sabías. Tú no tienes padre, te encontré en una conchita. Llegaste del mar. Por eso te llamas Marina. De niña la explicación le pareció fantástica, pero natural. La repitió una o dos vecesSigue leyendo «Volver al mar»

LLorar en la oficina

¿Por qué no se llora en las oficinas? Mi oficina toda de vidrio, me ve correr al baño cada tanto, no porque necesite ir, si no porque necesito llorar. Sí, el baño me escucha llorar constantemente, las lloraditas de emergencia, para poder seguir funcionando normal. Tres jaladitas de mocos y de regreso, soy nueva, soySigue leyendo «LLorar en la oficina»

El dolor como Leitmotiv para escribir y el tiempo como leitmotiv para vivir.

Hace como siete años, en un taller de escritura mi primer gran maestro de escritura, me preguntó cuál era mi leitmotiv como escritora. Lo dijo como esas preguntas que se lanzan sin esperar respuesta, solo para volarte la cabeza y dejarla dando vueltas hasta la siguiente clase. La Real Academia Española define el leitmotiv enSigue leyendo «El dolor como Leitmotiv para escribir y el tiempo como leitmotiv para vivir.»

Pasión por nuestro tiempo

En Japón existe una palabra cuyo significado es «la razón de vivir o de ser», la palabra es Ikigai. Según la cultura japonesa todos tenemos un ikigai, para encontrarlo debemos emprender una búsqueda profunda de nosotros mismos, que usualmente lleva mucho tiempo. La importancia de esta búsqueda es que descubrir nuestro ikigai conlleva encontrar nuestra razón de ser. Me gusta que debamos descubrirlo, pues únicamente se descubre lo que ya estaba ahí en primer lugar.